Blogia
historias-troyanas

Management

Management

De vez en cuando es saludable,incluso recomendable ver una comedia romántica.Si esa comedia además tiene un aire independiente y se aleja de las fórmulas facilonas hollywoodienses y nos muestra  una historia por momentos sencilla por momentos disparatada por momentos dramática y en ocasiones divertida,se hace doblemente agradable y entretenida.

Management parte del clásico cliché de "chico encuentra chica" pero sin embargo,ni esa relación discurre de forma plana ni previsible,ni los personajes son lineales ni exentos de altibajos o contradicción.El chico,es el recepcionista de un hotel de carretera,Mike(Steve Zahn) y la chica,Sue,(Jennifer Aniston)es una vendedora de productos de decoración para oficinas,quien por motivos de trabajo,se pasa la vida viajando y ha de pasar una noche en ese hotel.

A partir de aquí,él hará lo imposible por conquistarla y contra todo pronóstico,conseguirá romper algunas barreras impuestas por ella,hasta el punto de perseguirla hasta otro estado y presentarse de golpe y porrazo en su empresa.Por su parte,ella parece no sentirse cómoda en las relaciones y confusa ante la idea de que alguien como Mike,muy dulce pero sin un porvenir claro,pueda tener un lugar estable en su vida,una vida que por otra parte parece tener cuidadosamente planeada.Sue,vive para su trabajo y se  prodiga en obras de caridad que más que un motivo que sostiene su vida ,son una especie de parapeto tras el que se esconde para no tener que ocuparse de sí misma.

Sue,que por un momento podría haber recordado a la protagonista de "Desayuno con diamantes" al rechazar cualquier cosa parecida al apego o a la intimidad con Mike,de pronto da un giro inesperado a su vida.Es posible que la idea de ser madre tenga relación pero de pronto, decide regresar con su antiguo novio, Jango (Woody Harrelson),un entrenador de perros también fanático del yoga, que ha amasado una fortuna  y que le ofrece  la  posibilidad de gestionar las obras de caridad a las que paralelamente se dedica Sue. Este golpe es casi mortífero para Mike,pero ajeno al desaliento y al fracaso,insiste y persiste en declarar su amor y en luchar hasta el mismo día en que Jango decide llevar a Sue al altar.

Esta es la historia de dos personas solas que no tienen nada que ver la una con la otra: Mike,ese chico apocado del hotel,desde el primer momento que la ve, se obsesiona con Sue y Sue,que decide dar un poco de aliento a la fijación de Mike,apenas puede prever una reacción tan desproporcionada y tan constante,hasta el punto de llegarla hacer tambalear.Y Sue tenía razón: por muy solo que te sientas no puedes irrumpir en la habitación de una huesped e intentar a toda costa colarte en su vida así sin más de la noche a la mañana,pero también es cierto,que Mike (un adorable Steve Zahn) con su tenacidad y su inequívoca entrega, harían dudar a cualquiera.

Por supuesto,no pienso contar el final,que algunos escépticos/as criticarán,sólo me resta dejar en el aire la pregunta de si realmente pensais que hay frenarse y descartar una posible relación ante el primer NO o por el contrario,es aconsejable persistir y persistir hasta el viento se ponga a tu favor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Neo -

jajaja
pero tú ya sabes que la felicidad y lo mejor de la vida no se compra, verdad?
claro que tengo pastillas rojas, en mi anterior comentario iba una =)

Troyana -

Neo,carinyet,¿¿y dónde se compran las pastillas rojas?¿tienes una a mano?;)
bsts

Neo -

La clave es que no haya un "no". Es como si te dicen que no a un beso. Los besos no se piden, se dan y punto. Claro que la clave es ver la realidad y no engañarse. Pero en mi opinión, la claridad es algo humano, no instintivo o animal. Libera tu mente, troyana, jajaja, toma la pastilla roja y nadie te dirá que no. =)

troyana -

Antígona,
no puede menos que darte la razón en todo,aunque en este caso lo dificil sea distinguir en qué situaciones es conveniente persistir en cuales,claudicar.En eso de que muchas veces es nuestro orgullo herido quien motiva una rápida retirada,creo que estás muy acertada,aunque también es cierto que en ocasiones es fina la línea que separa el orgullo de la dignidad.
En última instancia,yo dejo la última palabra en mi instinto,que de cuando en cuando,hay que escuchar nuestra parte animal.
Besetes

Antígona -

Llego un poco tarde pero quizás también en el momento apropiado. Porque al leerte no he podido evitar pensar de nuevo en “Ojos negros”, que me tiene estos días un tanto obsesionada. No sé si la has visto, supongo que sí, pero por si acaso no y para no destrozártela, sólo diré que en ella aparece un personaje conmovedor que confiesa haber estado años y años detrás de una mujer, soportando un rechazo tras otro, hasta que finalmente ella accede a casarse con él. Y lo que cuenta de sí mismo y de su persistencia no deja de estar asistido por razones valiosas.

Es cierto que, como dices, las relaciones no deben forzarse. Pero, personalmente, admiro la tenacidad de quienes no se conforman con un No, tanto en las relaciones de pareja como en cualquier otro aspecto de la vida. Siempre, por supuesto, que esa tenacidad no acabe convertida en obsesión ni en acoso del otro y quien la practica esté dispuesto a aceptar la derrota cuando ésta es más que evidente.

No lo sé, pero a veces creo que tendemos a alejarnos demasiado rápido de lo que deseamos cuando un No nos obstaculiza de entrada el acceso. Y me temo que, en muchos casos, es nuestro orgullo herido el que nos impulsa a alejarnos antes que la percepción certera de la imposibilidad de alcanzar aquello que deseamos. Porque, ¿no puede el otro, el mundo en general, equivocarse cuando nos planta de primera mano ese No? La posibilidad del error en el rechazo siempre está ahí, y a veces, no persistir frente al rechazo, sin caer en el desánimo y apostando por nuestros deseos, es lo que precisamente nos priva de que éstos puedan hacerse realidad.

Ahora, como en todo, todo depende de las circunstancias concretas del caso y de la lucidez con que sepamos discernir cuándo un rechazo es coyuntural y alterable y cuándo no. Lo cual no es nada fácil, desde luego.

Un beso y un abrazo!

troyana -

Jordi,
apúntatela y ya me contarás,es muy entretenida y se deja ver bastante bien,vas a ver.
Lu
a esta peli la han calificado de "indie" o independiente,aunque por momentos nos pueda resultar poco creible o incluso convencional,me gustan los vaivenes de los personajes,que nada esté completamente claro y definido,que campe a sus anchas la desazón y la contradicción.
A mí personalmente,tampoco me convence eso de "quien la sigue la consigue",pienso que lo último en las relaciones es forzar y no permitir que las cosas fluyan o dejen de fluir.
Biquiños para los 2

LU -

A veces es bueno dejarnos llevar y acercarnos a un tipo de cine que no frecuentamos.

Lo de el que la sigue la persigue, a mi personalmente no me convence.

Biquiños

jordicine -

No la conozco. Apuntada queda!

troyana -

Rita,com a poc,és una peli que si et deixes dur,et farà riure i plorar,ja em contaràs.
bsts

Rita -

Ais, quina bona pinta que fa... (Sóc romanticona... :P)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres