Blogia
historias-troyanas

Un corazón de invierno

Un corazón de invierno

Después de mucho tiempo,y por recomendación directa de Emily(http://emilyhablasobrecomoeselmundo.blogspot.com/) veo por fin "Un corazón de invierno"de Claude Sauset.

Stéphane (Daniel Auteuil) y Maxime (André Dussollier) trabajan de un taller de violines.Maxime conoce a una joven virtuosa del violín,Camille (Emmanuelle Béart) y comienza una relación con ella.Stéphane es frío e imperturbable pero se propone seducir a Camille no se sabe bien si con la intención de fastidiar a Maxime o por el perverso placer de rechazarla tras haber conseguido captar su atención.

La película en mi opinión gira alrededor del personaje de Stéphane y en su explícita incapacidad de amar,una incapacidad seguramente relacionada con el modelo conyugal que ha observado en sus padres, y que le ha llevado a adoptar una pose indolente en las relaciones,en el trabajo,en la vida en general.La suya es una actitud constante de observador de las emociones ajenas,sin tomar parte,sin dejar de ver los toros desde la barrera,una pose que no le invalida a la hora de poner a prueba sus dotes de seductor y hábil manipulador de las emociones ajenas.Este juego sucio,perverso y cínico no es más que otra prueba más de su cobardía y de su frágil ego masculino.Camille,ya seducida,intentará sin éxito sacudir su coraza,despertar el alma anestesiada de Stéphane,pero sólo conseguirá ser humillada ante su indiferencia y su cinismo.

No es desprecio lo que despierta el personaje de Stéphane,es compasión.Su vida solitaria,pusilánime,se sostiene en una serie de rituales aprendidos,no arriesga,no pierde,no gana.....no vive.Ni siquiera es capaz de sentir amistad hacia Maxime,con quien comparte no sólo el interés por su oficio sino aficiones comunes:el deporte,los cafés en los bares...etc.

La película resulta un interesenta análisis de las relaciones y una disección particular de un perfil concreto,el de las personas que sienten terror a mostrar sus emociones y se refugian en poses de buscadores incansables,rebosantes de indiferencia e indolencia,creyéndose ridículos seductores,terminan solos,presos de su debiles egos y de sus juegos perversos.

Ya lo dijo el Último de la Fila:"Todo tiene quien todo da" y por la misma regla de tres:"Nada tiene quien nada da".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

troyana -

Alex, 10 años de amor es toda una eternidad.
Por otra parte,tampoco quisiera juzgar duramente a Stéphane porque entre otras cosas,procuro abstenerme de ejercer de "jueza"incluso con personajes de ficción,entre otras cosas porque "nada de lo humano me es ajeno"aunque mis reservas con él sigan estando ahí....;)
Por lo que respecta a "Las Amistades Peligrosas"la vi hace muchos años, y tengo pendiente volverla a ver a raíz de un post de desconvencida que me sirvió para refrescar un poco la memoria.Imagino que te habrá recordado a "Las Amistades..." por el tema de la seducción y el placer de jugar por jugar...
Otro abrazo para tí

Alex -

Pues leyendo Imdb creo que me he equivocado, se conocieron en 1985, se casaron en el 93 y se divorciaron en el 95. Diez años de amor, que no es poco.

Tu análisis es bueno, aunque siga pensado que Stéphane tien un doble fondo con un terrible pasado. La película me recuerda a "Las Amistades Peligrosas", no sé si a ti también.

Un abrazo.

troyana -

Alex,la película es excelente,para mí fué una de esas películas que con el paso de los días,se te quedan en mente y vas extrayendo poco a poco todo el jugo que de primeras no logras extraer.Por otro lado,deteniéndonos en el personaje de Stéphane,no sé si comparto esa benevolencia al explicar su comportamiento con Camille.Es cierto que su modelo de referéncia principal,sus padres,no son precisamente un ejemplo de armonía y entendimiento,pero la simple palabra juego aplicado al terreno de la seducción,para mí implica intención e incluso en este caso,manipulación.No hablamos de un juego inocente donde ambas partes entran en similares condiciones,hablamos de alguien que reparte las cartas y corta la baraja.No sé hasta qué punto Stéphane es inconsciente o inocente,ya que en un momento dado,confiesa su propósito de seducir a Camille por el solo hecho de fastidiar a Maxime.En mi opinión,es un hombre inseguro que trata de compensar su frágil ego con una conquista cruel que por otro lado,no le lleva a ningún lado,más que a sembrar dolor y frustración,afianzando por añadidura su soledad y su absoluto hermetismo emocional.
Ah! y desconocía por completo la anécdota de que Auteuil y Béart hubieran comenzado una relación durante el rodaje de la película.Espero por el propio bien de Auteuil y de Béart que en la vida real Daniel sea mucho mejor amante que Stéphane.;)
Un abrazo!

Alex -

A parte de que la película me parece excelente, diré, porque creo que el personaje de Stéphane merece una mirada, que ofrece lo que le ofrecieron. A Stéphane le rompieron el corazón y él ya no pudo encontrarlo. En ese punto, juega a demoler a los demás (a las demás) porque no conoce otra regla del juego. Él es más inconsciente que cruel, pienso.

Por cierto, supongo que sabrás que Auteuil y Béart comenzaron su historia (intensa historia) durante el rodaje de esta película.

troyana -

La Dama se esconde: siempre dispuesta a compartir esas impresiones.
Thabitha,es que la cobardía es un arma de doble filo que agrede en dos direcciones...
besetes para las 2

Thabitha -

Troyana, creo que es un ser débil que, para sentirse fuerte, necesita ver a la otra persona postrada a sus pies y humillada. Solo cuando ve a la otra persona por debajo de él, se siente fuerte, superior.
Yo entiendo perfectamente su comportamiento, pero eso no hace que lo respete. Como he dicho antes, es digno de todo mi desprecio y no me da ninguna lástima porque ha elegido el camino más fácil y despreciable. Es como un asesino, un asesino de almas. Mata a Camille sin sentir el menor remordimiento. Únicamente por el mero hecho de sentirse más fuerte que ella.
Saludos!

La Dama Se Esconde -

No la he visto, pero pronto caerá y entonces ya paso para comentarte mi impresión.
Biquiños

troyana -

Thabitha,confieso que por momentos he llegado a sentir ese mismo desprecio hacia el personaje de Stéphane,y estoy contigo en que la escena del restaurante es el climax de la película,es la explosión de Camille,donde deja de ser esa dama sofisticada,perdiendo los papeles ante tanta impasibilidad.Intento,no obstante comprender a Stéphane,buscar la explicación de su frialdad emocional en el miedo,al que él alude en una ocasión,pero ni siquiera así puedo entender el por qué de ese juego cruel de seducir a Camille para después una vez seducida,rechazarla de plano.No puedo comprender esa actitud,ni siquiera intuyendo un ego débil y resquebrajado.Se me escapa ese comportamiento,que me resulta cínico y cruel.
Saludos Thabitha!

Thabitha -

Ha llegado al punto de no sentir más que indiferencia, que quizá es lo peor que le puede hacer a Camille. Porque ante su indiferencia ella se rompe, perdiendo su dignidad, humillándose frente a él, para no lograr más que un fracaso estrepitoso. De esta manera logra que Camille se quede vacía por dentro. A mí no me da lástima sino que es digno de todo mi desprecio. El presonaje, por supuesto, porque Daniel Auteil se gana en cada película mi admiración. La escena del restaurante es lo mejor de toda la película: el momento en el que ella pierde esa postura elegante y respetable que mantiene durante todo el tiempo, cuando se humilla, se arrastra y se muere... por amor. Y él, imperturbable todo el tiempo.
Saludos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres