Blogia
historias-troyanas

Ágora

Ágora

Esta semana vi "Agora".No podía dejar pasar la última produción o super-producción de Alejandro Amenabar, y más con esa disparidad de opiniones,críticas y encontradas impresiones.

A favor de la película,he de decir que me parece una propuesta arriesgada,original,incluso valiente.Amenabar ha manejado la grandiosidad,lo grande,lo pequeño y ha creado una historia con un mensaje tan loable como el respeto entre las religiones,la libertad de la mujer para vivir su vida y la admiración por la ciencia y la filosofía.Sin embargo, más allá de que sea Raquel Weisz  quien interprete a una Hipatia que por lo visto no era posiblemente ni tan joven ni tan hermosa,hay algo que le no perdono( y en eso,como el protagonista de "El lado oscuro del corazón")soy irreductible:algo falta para que no llegue a encogernos el corazón,para que no llegue a conmover,para que el espectad@r no termine de empatizar.

No sé si es la interpretación de la actriz y actores principales,pero me faltó entrega,desgarro,credibilidad.No se me ocurre mejor argumento que romper una lanza en favor del encuentro entre culturas y religiones,y por supuesto,sublimar la libertad de la mujer para consagrar su vida a su pasión o sencillamente a su voluntad,así como ensalzar el papel de la ciencia como instrumento para hallar las innumerables preguntas que suscita la astronomía,pero sin alma,sin corazón,hasta la obra más sublime y excelsa,se queda en una impecable puesta en escena que no nos hace vibrar.

Aún así,solo por ser un maravilloso alegato en favor de la sabiduría y la libertad,aconsejaría verla,hay planos espectaculares y un mensaje ante el que no puedo más que rendirme,aunque yo personalmente suscriba eso de que: "...olvidaré lo que me hiciste pensar,pero nunca olvidaré lo que me hiciste sentir".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

troyana -

Alex,
ya había leido el post que le dedicaste a "Agora".Lo cierto es que a mí el cine de Amenabar,no me disgusta,por ejemplo,me encantó "Tesis" y me interesó "Mar Adentro"y "Abre los ojos" y "Los otros".Sin embargo,pese a toda la grandiosidad que desprende "Agora" no ha conseguido emocionarme,y como digo en la entrada,eso es algo que en el cine,en rara ocasión,perdono,aunque no dejo de atribuirle algunos méritos como no,en este caso,las intenciones o las ideas que sustenta la historia.
Por otro lado,cuando dices Pedro,imagino que te refieres a Almodovar,no?´
A mí me gustan los dos,pero si me dan a elegir,me quedo con Almodovar.
bsos

Alex -

Ya conoces mi opinión. Más que floja es insuficiente. Sin alma (algo habitual en el estéticamente impecable cine de Amenábar) y autocomplaciente. Diría incluso que desganada. Abusa de que unos recursos que, sin embargo, siempre parecen mal utilizados. Y bueno, los actores, incluída la Weisz, tuvieron días mejores. Es mi opinión. La tuya, más benévola, es sin duda interesante... pero es que con Amenábar ni Pedro ni yo podemos :p

Beso.

troyana -

Antígona,
"Agora" a pesar de los pesares,sigue siendo una película interesante,hay planos realmente impactantes,las ideas que se ensalzan no sólo no están caducas,es que conviene recordarlas,y la escena última a la que aludes,podría incluso interpretarse como el último gesto de amor del discípulo hacia su maestra,un discípulo en el que por cierto,no tuvieron mucho calado sus enseñanzas en tanto en cuanto "todos somos hermanos"y cayó en manos de la intransigencia y la barbarie que en este caso,la acompaña.
Comparto ese mensaje,son visibles sus buenas intenciones,pero falta alma,qué pena ante un alegato tan hermoso.
Otro abrazo y otro beso para ti!

Antígona -

Bueno, Troyana, tú ya sabes que lo pienso yo de esta peli de Amenábar, ya que en su día le dediqué también un extenso post.

Pero creo que has resaltado un aspecto que yo en él no trataba y en el que estoy totalmente de acuerdo contigo: más allá de las críticas que hiciera en su día a la, para mí, inoportuna belleza y juventud de Hipatia, ahora que te leo me doy cuenta de que a mí la película tampoco logró hacerme empatizar con ella ni conmoverme. Y le achacaría esa misma ausencia de entrega y desgarro que tú acusas.

Bueno, para ser realmente sincera, debo decir que sí consiguió emocionarme la última escena (prefiero no decir nada sobre ella por si alguien de los que se pasa no la ha visto), pero, tras salir del cine, no me pareció suficiente ese único momento de emoción tras tan largo metraje.

De todos modos, no me arrepiento de haberla visto, y que la película pueda ser criticada desde diferentes puntos de vista no significa que no sea también digna de elogio y recomendable por ese alegato en favor de la sabiduría y la libertad que se lleva a cabo en ella. Podría estar mejor ese mismo alegato y hacernos vibrar de otro modo como espectadores, pero, por decirlo de algún modo, es innegable que tanto la idea como las intenciones son buenas.

Un beso y un abrazo en esta tarde de domingo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres